4838
¿Por qué?
¿Mi clave?
  LOGIN  
MULTI
+ M E N U

Insertar o modificar un articulo
NOTICIAS y ARTICULOS

F. Alberto Ferrer
Ejido España
Actualizar perfil

Cartas filosóficas – 11ª : Sobre la inoculación de la vacuna
Fecha: 23-05-2020 - 00h00   Modif.: 23-05-2020 - 16h42




Las mujeres de Circasia tienen la costumbre, desde tiempo inmemorial, de provocar la viruela a sus hijos, a partir de los seis meses de edad, haciéndoles una incisión en el brazo e inoculando en ella una póstula que ha sido previamente extraída con cuidado del cuerpo de otro niño

Telf: (00) 639350250
Enviar mensaje instantáneo


Publicado por: F. Alberto Ferrer
Fuentes y autores: Voltaire
En voz baja se dice por toda Europa que los ingleses son locos y fanáticos; locos porque inoculan a sus hijos la viruela para evitar que contraigan esta enfermedad; fanáticos porque, para prevenir un mal incierto, provocan, tranquila- mente, una enfermedad segura y terrible. Los ingleses, por su parte, dicen: «Los otros europeos son cobardes y desnaturalizados; cobardes, porque temen hacer sufrir un poco a sus hijos; desnaturalizados, porque los exponen a que mueran un día de viruela». Para juzgar las razones de esa disputa narraré la historia de esa famosa inoculación, de la que con tanto temor se habla fuera de Europa.

Las mujeres de Circasia tienen la costumbre, desde tiempo inmemorial, de provocar la viruela a sus hijos, a partir de los seis meses de edad, haciéndoles una incisión en el brazo e inoculando en ella una póstula que ha sido previamente extraída con cuidado del cuerpo de otro niño. Esta póstula produce en el brazo donde se inocula el mismo efecto que la levadura en un trozo de masa: fermenta y extiende por toda la sangre las cualidades que posee. Los granos de los niños que sufren esa viruela artificial sirven para provocar la enfermedad en otros. Este proceso se renueva constantemente en Circasia; cuando no hay viruela en el país hay tanta preocupación como en otros lugares la habría por un mal año.

Lo que ha introducido esta costumbre en Circasia, que parece tan extraña en otros pueblos, tiene, sin embargo, una causa común a todos los pueblos: la ternura materna y el interés.

Los circasianos son pobres y sus hijas hermosas; por ello es natural que comercien con ellas. Abastecen de bellezas los harenes del Gran Señor, del sofí de Persia y de los que son lo suficientemente ricos como para mantener una mercancía tan preciosa. Educan a sus hijas con gran esmero para el placer de los hombres; les enseñan danzas lánguidas y lascivas y los más voluptuosos artificios para despertar el deseo de los desdeñosos amos a que las destinan.

Las pobres criaturas repiten todos los días su lección con su madre, como nuestros niños repiten su catecismo, sin comprender nada.

Con frecuencia, después de tantos desvelos en la educación de sus hijas, los circasianos veían disiparse sus esperanzas. La viruela invadía una familia y una hija moría, otra perdía un ojo, una tercera quedaba con la nariz deformada; las pobres gentes aquellas quedaban arruinadas sin remisión. Cuando la viruela se convertía en epidémica, el comercio quedaba interrumpido por varios años, lo que suponía una disminución notable de los harenes de Persia y Turquía.

Una nación dedicada al comercio está siempre alerta por sus intereses y no descuida conocimiento alguno que pueda ser útil para su negocio. Los circasianos comprobaron que una persona entre mil era atacada dos veces por la viruela, que las personas podían ser atacadas tres o cuatro veces por una pequeña viruela, pero sólo una vez por una que sea decididamente peligrosa. En una palabra, que se trataba de una enfermedad que atacaba sólo una vez en la vida. Descubrieron también que cuando la viruela es benigna y la piel del paciente fina y delicada, la erupción no deja marcas en el rostro. De estas observaciones naturales concluyeron que si una criatura de seis meses o un año tenía una viruela benigna, no moría, no le quedaban marcas en el rostro y no correría el riesgo de contraer la enfermedad en el resto de los días.

Por tanto, para preservar la vida y la belleza de los niños había que provocar la enfermedad en edad muy temprana; eso fue lo que hicieron, inoculando en el cuerpo de las criaturas una pústula extraída del cuerpo de una persona atacada por una viruela claramente declarada, pero benigna. La experiencia fue un éxito. Los turcos, gente cuerda, adoptaron enseguida esta costumbre, y hoy no hay ningún bajá en Constantinopla que no le provoque la viruela a sus hijos en la más tierna infancia.

Según algunos, los circasianos adoptaron esta costumbre de los árabes. Dejemos para algún sabio benedictino la dilucidación de ese punto histórico; seguramente escribirá varios volúmenes en infolio con las pruebas. Lo que yo puedo decir sobre el asunto es que en los principios del reinado de Jorge I la señora Worley-Montagu, una de las damas más espirituales de Inglaterra, cuando estuvo con su marido en la Embajada de Constantinopla, no tuvo el menor inconveniente en hacer inocular a su hijo, nacido en ese país, la viruela. Aunque su capellán trató de convencerla de lo contrario, diciéndole que el experimento no era cristiano y sólo podía dar resultado con infieles, el niño de la señora Wortley no sufrió ninguna molestia. Cuando regresó a Londres comunicó a la princesa de Gales, actualmente reina, su experiencia. Hay que confesar que la princesa, dejando aparte sus títulos y coronas, ha nacido para proteger a todas las artes y para hacer el bien a los hombres; es como un amable filósofo coronado; nunca ha perdido ocasión de aprender y de mostrar su generosidad. Cuando oyó decir que una hija de Milton vivía todavía y se encontraba en la mayor miseria, le envió inmediatamente un importante regalo. Es ella quien ha protegido al pobre padre Corayer y quien hizo de intermediaria entre el doctor Clarke y Leibnitz. Nada más oír hablar de la inoculación de la viruela ordenó que se hiciera una prueba con cuatro condenados a muerte, a los cuales salvó la vida doblemente, por un lado librándoles del cadalso, y por otro, gracias a la viruela artificial, salvándoles del peligro de contraer alguna vez la verdadera.

La princesa, asegurada del éxito de la prueba, hizo inocular a sus hijos. Todo Inglaterra siguió su ejemplo y desde entonces, por lo menos diez mil niños deben la vida y otras tantas niñas la belleza, a la reina y a la señora Wortley-Montagu.

En el mundo, sesenta personas sobre cien contraen la viruela; de esas sesenta, diez mueren en lo mejor de la vida y otras diez quedan terriblemente marcadas. Por tanto, una quinta parte de los seres humanos mueren o quedan marcados por esta enfermedad. De los que han sido inoculados, tanto en Turquía como en Inglaterra, ninguno muere, a menos que sea enfermizo o esté condenado a muerte. Si la inoculación se hace debidamente, nadie queda con marcas ni nadie es atacado por segunda vez por la enfermedad. Si alguna embajadora francesa hubiera traído de Constantinopla ese secreto a París, hubiera hecho un gran servicio a la nación; el duque de Villequier, padre del actual duque de Aumont, el hombre con más salud y con mejor constitución de Francia, no hubiera muerto en la flor de la edad; el príncipe de Soubise, que tenía una espléndida salud, no hubiera fallecido a los veinticinco años; Monseñor, el abuelo de Luis XV, no hubiera sido enterrado a los cincuenta; veinte mil personas muertas en París en una epidemia de 1723 vivirían aún. ¿ y entonces? ¿Es que, acaso, los franceses no aman la vida? ¿Es que las mujeres no se preocupan por su belleza? En verdad somos una gente extraña. Probablemente dentro de diez años, si curas y médicos no se oponen a ello, adoptaremos las costumbres inglesas; o bien, dentro de tres meses se empezará a inocular por capricho, cuando los ingleses hayan dejado de hacerlo por inconstancia.

He sabido que desde hace cien años los chinos practican esta costumbre; es gran prejuicio el ejemplo dado por una nación que pasa por ser la más sensata y la dotada con mejor policía del mundo. Ciertamente, los chinos proceden de una manera distinta; no se hacen una incisión, sino que se inoculan la viruela por la nariz, como si fuera tabaco en polvo. Es un modo más agradable, pero igual a fin de cuentas, y de la misma manera demuestra que si la inoculación se hubiera practicado en Francia, se habrían salvado millares de vidas.

 




Enlace INTERNO a copiar:
Enlace EXTERNO a copiar:
Comentarios
Para envia un comentario, registrate.


Envía tu comentario



Articulos registrados : 43

Primero    1 2 3     Ultimo




Cartas filosóficas – 11ª : Sobre la inoculación de la vacuna
Publicador por: F. Alberto Ferrer
Fuentes y autores: Voltaire
Ref. : Las mujeres de Circasia tienen la costumbre, desde tiempo inmemorial, de provocar la viruela a sus hijos, a partir de los seis meses de edad, haciéndoles una incisión en el brazo e inoculando en ella una póstula que ha sido previamente extraída con cuidado del cuerpo de otro niño    -     Fecha: 23-05-2020
Seguir leyendo


Enlace INTERNO a copiar:
Enlace EXTERNO a copiar:




¿Porqué Juzgamos a los demás?
Publicador por: F. Alberto Ferrer
Fuentes y autores: Samael Aun Weor
Ref. : Cada cual proyecta sus defectos psicológicos sobre los demás, cada cual ve en el prójimo sus propios defectos.    -     Fecha: 20-05-2020
Seguir leyendo


Enlace INTERNO a copiar:
Enlace EXTERNO a copiar:




Misericordia
Publicador por: F. Alberto Ferrer
Fuentes y autores: Benito Pérez Galdós
Ref. : La Justicia sin Misericordia es Tiranía, la Misericordiasin Justicia es Tolerancia, complacencia con el delito.Samael Aun Weor    -     Fecha: 24-02-2020
Seguir leyendo


Enlace INTERNO a copiar:
Enlace EXTERNO a copiar:




ADELFOS
Publicador por: F. Alberto Ferrer
Fuentes y autores: Manuel Machado Ruiz
Ref. : Nada os pido. Ni os amo ni os odio. Con dejarme, lo que hago por vosotros, hacer podéis por mí... ¡Que la vida se tome la pena de matarme, ya que yo no me tomo la pena de vivir! ...    -     Fecha: 19-08-2018
Seguir leyendo


Enlace INTERNO a copiar:
Enlace EXTERNO a copiar:




La Sencillez
Publicador por: F. Alberto Ferrer
Fuentes y autores: Dr. Samael Aun Weor
Ref. : Los niños pequeños antes de los siete años están llenos de sencillez y verdadera belleza interior debido a que sólo se expresa a través de ellos la viviente ESENCIA de la vida, en ausencia total del YO PSICOLÓGICO o DEFECTOS.    -     Fecha: 20-04-2018
Seguir leyendo


Enlace INTERNO a copiar:
Enlace EXTERNO a copiar:




La ira según Séneca
Publicador por: F. Alberto Ferrer
Fuentes y autores: AGEAC
Ref. : La preocupación, la impaciencia y la irritación son emociones que no sirven para nada...    -     Fecha: 20-04-2018
Seguir leyendo


Enlace INTERNO a copiar:
Enlace EXTERNO a copiar:




Mario Roso de Luna
Publicador por: F. Alberto Ferrer
Fuentes y autores: VOPUS
Ref. : “Para los heterodoxos, Roso de Luna era un hombre de enorme peso intelectual. A lo largo de su intensa y fecunda vida dio siempre muestras de una gran generosidad de espíritu, lo que le llevó a dedicar buena parte de su trabajo a la divulgación científica.”    -     Fecha: 28-03-2018
Seguir leyendo


Enlace INTERNO a copiar:
Enlace EXTERNO a copiar:




Poema de RUMI
Publicador por: F. Alberto Ferrer
Fuentes y autores: RUMI
Ref. : "Si pudieses liberarte, por una vez de ti mismo,el secreto de los secretosse abriría a ti.    -     Fecha: 17-03-2018
Seguir leyendo


Enlace INTERNO a copiar:
Enlace EXTERNO a copiar:




On est capable de laisser mourir des gens dans la rue.
Publicador por: LIBRERIA DUMAS - MARBELLA
Fuentes y autores: Delphine de Vigan
Ref. :    -     Fecha: 02-04-2016
Seguir leyendo


Enlace INTERNO a copiar:
Enlace EXTERNO a copiar:




El Ateneo de Marbella presenta un libro de poemas de Gerald Brenan
Publicador por: ATENEO DE MARBELLA
Fuentes y autores: Ateneo de Marbella
Ref. : El Ateneo de Marbella acogerá elpróximo jueves 1 de octubre la presentación del libro El Gerald BrenanPoesía, traducido por Carlos Pranger. El acto tendrá lugar en el HotelSan Cristóbal, a partir de las 20,00 horas.    -     Fecha: 26-09-2015
Seguir leyendo


Enlace INTERNO a copiar:
Enlace EXTERNO a copiar:




Dioses sin reino
Publicador por: EDITORIAL EDINEXUS
Ref. :    -     Fecha: 20-08-2015
Seguir leyendo


Enlace INTERNO a copiar:
Enlace EXTERNO a copiar:


¡Esa generación del 27!
Publicador por: Manuel Alba
Ref. :    -     Fecha: 16-11-2014
Seguir leyendo


Enlace INTERNO a copiar:
Enlace EXTERNO a copiar:




Marbella voló muy alto
Publicador por: ATENEO DE MARBELLA
Ref. : Decía el escritor norteamericano Gore Vidal que no es nada bueno para una sociedad, cuando las palabras se utilizan para disfrazar u ocultar la realidad. Por ejemplo, decir que la ciudad X se ha liberado, cuando en realidad la han destruido. O cuando nos manipulan para que votemos en contra de nuestros propios intereses.    -     Fecha: 05-10-2014
Seguir leyendo


Enlace INTERNO a copiar:
Enlace EXTERNO a copiar:


Los antepasados
Publicador por: Manuel Alba
Ref. :    -     Fecha: 21-09-2014
Seguir leyendo


Enlace INTERNO a copiar:
Enlace EXTERNO a copiar:




El Ateneo inaugura curso con un homenaje al escritor García Valiño
Publicador por: ATENEO DE MARBELLA
Ref. : El Ateneo de Marbella inaugura curso con un homenaje al escritor y psicólogo Ignacio García Valiño, fallecido el pasado 5 de julio. El acto tendrá lugar el jueves 2 de octubre a las 20,00 horas en el Hotel San Cristóbal de Marbella.    -     Fecha: 19-09-2014
Seguir leyendo


Enlace INTERNO a copiar:
Enlace EXTERNO a copiar:




W ou le souvenir d'Enfance, Georges Perec, 1975
Publicador por: RDLM
Ref. : Nous vivions à Paris, dans le 20ème arrondissement, rue Vilin; c'est une petite rue qui part de la rue des Couronnes, et qui monte, en esquissant vaguement la forme d'un S, jusqu'à des escaliers abrupts qui mènent à la rue du Transvaal et à la rue Olivier Métra.    -     Fecha: 21-08-2014
Seguir leyendo


Enlace INTERNO a copiar:
Enlace EXTERNO a copiar:




Maurice Chevalier, Ma route et mes chansons, 1946
Publicador por: RDLM
Ref. :    -     Fecha: 21-08-2014
Seguir leyendo


Enlace INTERNO a copiar:
Enlace EXTERNO a copiar:




Ménilmontant, Charles Trenet, 1938
Publicador por: RDLM
Ref. :    -     Fecha: 14-08-2014
Seguir leyendo


Enlace INTERNO a copiar:
Enlace EXTERNO a copiar:




La marche de Ménilmontant, Maurice Chevalier, 1944
Publicador por: RDLM
Ref. :    -     Fecha: 14-08-2014
Seguir leyendo


Enlace INTERNO a copiar:
Enlace EXTERNO a copiar:




Rêveries d'un promeneur solitaire (deuxième promenade) - Jean-Jacques Rousseau
Publicador por: RDLM
Fuentes y autores: Jean-Jacques Rousseau
Ref. :    -     Fecha: 10-08-2014
Seguir leyendo


Enlace INTERNO a copiar:
Enlace EXTERNO a copiar:



 LIBRERIA
Gerard Filoche
Comment résister aux lois Macron, El Khomri et Cie ?
P.V.P. :12.00 €

+info
Michael Peace
El caballo al 100%
P.V.P. :9.90 €

+info
Jo Bird
Cuidado natural del caballo
P.V.P. :9.90 €

+info
Michael Peace
Piensa como tu caballo
P.V.P. :9.90 €

+info
Colin Vogel
La salud del caballo
P.V.P. :4.90 €

+info
Amanda Sutton
El caballo sin lesiones
P.V.P. :4.90 €

+info
Karen Coumbe
Emergencias equinas
P.V.P. :4.90 €

+info
Sylvia Heereman
Pequeños grandes jinetes
P.V.P. :4.90 €

+info
Sylvia Heereman
Petits grans genets
P.V.P. :4.90 €

+info
Miguel De Cervantes Saavedra
Novelas ejemplares + cd rom musica en el siglo de Cervantes
P.V.P. : €

+info
José Luis Checa
Praga: Un enfoque literario
P.V.P. :10.00 €

+info
Ricardo Menéndez Salmón
Historias de fútbol, días de mundial
P.V.P. :10.00 €

+info
Joaquin Santaella
Cartas de Sotogrande
P.V.P. :20.00 €

+info
Herrera José María
El libro del Génesis
P.V.P. :24.00 €

+info
Carlos Melchor
La España de Manet
P.V.P. :5.00 €

+info

 INMOBILIARIAS


Delegaciones

Links
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Visitas totales: 3426539 | Visitas de hoy: 686


    Abrir una cuenta



    Ya tengo una cuenta
   Si ya tienes una cuenta, introduce tu email y contraseña. de usuario WorldofGalina
   Email usuario
   Contraseña
   Si has olvidado tu contraseña indica solo tu email y pincha login.
   Recibirás tu contraseña en tu cuenta de correo


Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, recordar tus preferencias, contar el número de visitas, ayudarte a registrar contenidos, anuncios, reservaciones ...
Si continúas navegando en esta página, aceptas expresamente su uso.